Nuestro Barrio

Dicen que Santiago es la ciudad de los peregrinos, una ciudad para ser vista y disfrutar de sus grandes e impresionantes monumentos. Nosotros creemos que es mucho más.

Nuestra Compostela es una ciudad para ser vivida, para disfrutar de sus pequeños y fantásticos secretos, para disfrutar de su gente, de su ambiente y de su único modo de vida.

Santiago te permite precisamente relajarte, cambiar de ambiente y conocer su historia sin estresarte.

Ven con nosotros a vivir una experiencia única. Imagina entrar a nuestro hotel Atalaia y encontrarte con una decoración moderna y cálida, con materiales naturales y de la mejor calidad. Donde no escondemos nada de la historia del magnífico edificio en el que dejamos sus antiguas paredes de piedra a la vista de todos.

Emplazados en la parte alta del casco histórico (donde se ubicaba la atalaya o torre de vigilancia de la antigua muralla de Santiago), este barrio se encuentra inmerso en la vida cotidiana y pausada de sus habitantes, en la que uno se siente integrado desde el mismo instante en que pisa las piedras de la calle.

Solo piensa en entrar en tu habitación con todo preparado para tener una experiencia inolvidable mientras sabes que la ciudad te espera.

La privilegiada situación en la que nos encontramos en la ciudad nos convierte en un fantástico lugar para partir y experimentar sensaciones.

Justo en la entrada al casco histórico, nada más salir, te encontraras con la ciudad de Santiago en su estado más puro, y recorriendo la vía de Algalia te toparás con fantásticas sorpresas.

Después de disfrutar de nuestro desayuno de mercado, no tienes más de cinco minutos para comprobar por ti mismo el sabor de nuestra tierra, quesos, embutidos, productos artesanales o el propio marisco gallego, rodeado de sus mejores restaurantes son sin duda otra parada obligada.

Desviándonos a la derecha por la calle de Algalia llegamos a la impresionante Iglesia de San Martiño Pinario, integrada en el monasterio del mismo nombre. Si optamos por seguir hasta Cervantes, tenemos tres opciones: a la derecha, directos a la Catedral siguiendo los últimos pasos del Camino de Santiago, y aprovechando la perspectiva única que obtenemos desde sus tejados, acercarnos al mercado, o continuar de compras por el Preguntoiro.

En el número 40 de la Algalia de Arriba se esconde Flora Infraganti, una boutique de moda y complementos que ocupa un coqueto y encantador local del casco antiguo de la ciudad. Dentro descubrimos firmas nacionales y artesanía local donde destacan el uso de materiales ricos, estampaciones únicas, detalles peculiares, texturas y colores vivos, intensos y vibrantes. El empleo de materiales naturales y técnicas artesanales, las creaciones especiales e inusuales, aportan un gran valor añadido a cada prenda y accesorio.

Flora Infraganti es toda una apuesta por la belleza y la originalidad, aunando la comodidad y la versatilidad con el encanto de lo especial y la buena factura. Todo un nuevo descubrimiento en este histórico barrio.

La terraza interior de la cafetería Recantos, o la bella plaza en la que se ubica, son un punto de encuentro de este barrio alto de la ciudad. Solo debes imaginarte sentado, estar rodeado de un fantástico olor a café en un local situado en pleno casco histórico. Saberte rodeado de edificios con siglos de historia mientras tú, simplemente, te sientas y disfrutas. Disfrutas del ambiente bohemio del local, rodeado de sus vecinos y así poder disfrutar y relajarte después de un día de compras y vivencias.

PURA EMOCIÓN AL FINAL DEL CAMINO

Finalizar la aventura que supone el Camino de Santiago es un cúmulo de emociones que toda persona espera recordar a lo largo de su vida.

Con la compostela ya en manos del peregrino y con grandes recuerdos y experiencias que contar al final de esta etapa, toca disfrutar de la ciudad y descubrir sus pequeños secretos.

En Atalaia Hoteles queremos empezar nuestra actividad en el blog con una publicación que tiene especial significado, no sólo para nosotros sino también para cualquier persona que se mueva por emociones, e identifique el valor sentimental de las experiencias cotidianas.

Descubriendo Santiago, en plena Rúa Nova nos encontramos con una tienda que, ya por su apariencia atrae e invita a conocer todo lo que esconde en su interior. Juan Carlos Zamora Tamayo, más conocido como Zamo Tamay, es la persona que se encuentra al frente de este proyecto.  No se trata de una tienda más de souvenirs, sino de un lugar donde las historias y sentimientos salen a flote y consiguen transformarse en recuerdos (bisutería, joyas, grabados, dibujos…) que permiten guardar para siempre la huella de un momento simbólico.

Una aventura que contar, todo lo que necesita Zamo Tamay para personalizar regalos con gran valor sentimental, garantizando la emoción del destinatario gracias a la fusión entre creatividad y poesía. Sus obras son cada vez más conocidas y cada vez adquieren una mayor difusión gracias a la calidad de sus trabajos y a su forma de hacer especial todo lo que toca.

La historia del camino, una experiencia única grabada de por vida en la memoria del caminante, puede completarse con detalles únicos y personalizados, es aquí donde entra en juego el magnífico trabajo de Zamo Tamay que, sin duda, no dejará indiferente a nadie logrando que te enamores no sólo de su trabajo sino también de su persona.

En Atalaia Hoteles, nuestra mayor gratificación es la satisfacción de nuestros huéspedes por el servicio ofrecido, nos gusta ser parte activa en su experiencia, conocer su historia y forma parte de ella. Son muchos los huéspedes que deciden compartir sus vivencias más personales con nosotros y es en estos casos más particulares cuando nos proponemos crear algo único para aquellos clientes más especiales.

Sin duda, una de las historias que más nos ha llegado al corazón es la historia de Sara y Mattia, una joven pareja italiana que decidió hacer el camino de Santiago en el año 2017, eligiendo Atalaia B&B como lugar de descanso durante su estancia. Hasta aquí, una historia como muchas otras pero, ¿qué tiene esta en particular para que dejara una huella tan importante en nuestros corazones?

Nada hacía sospechar a Sara del momento tan especial que estaba a punto de vivir cuando conociera de cerca la catedral de Santiago…Mattia decidió, en plena plaza del Obradoiro arrodillarse frente a su pareja y allí, ante la mirada atónita de los más curiosos, le pidió matrimonio. La alegría y entusiasmo por completar el camino nunca pudo tener un final más bonito.

La pareja, que desde un primer momento conectó enormemente con todas las personas con las que trataba en nuestro hotel se convirtió en un ejemplo de pareja modelo, permitiéndonos formar parte de una historia única que iba a quedar en nuestra memoria para siempre.

El contacto siguió vivo y nada nos hizo más feliz que conocer que, justo un año después, volverían a Santiago pero esta vez junto con sus familiares para celebrar el enlace, volviendo a contar con nosotros. Desde Atalaia Hoteles queríamos, de alguna forma, recompensar esta confianza, así como el cariño recibido por Sara y Mattia en todo momento, es aquí cuando entra en escena de nuevo la figura de Zamo Tamay.

Una breve reunión donde dimos a conocer la historia de amor, suficiente para que el artista creara un regalo que consiguiera emocionar a sus destinatarios. Un detalle muy personal del cual hoy podemos mostrar parte, por un lado, para dar a conocer el gran talento de Zamo y, por otro, para mostrar lo bonito de plasmar las emociones mediante papel y tinta.

 

                     Peregrinos del Camino del Sentir

 

                                                                                                             “Y al final del Camino

                                                                                                                el amor de rodillas

                                                                                                        se entrega en Compostela.

 

                                                                                                          Retornaréis por siempre

                                                                                                                  al abrazo elegido

                                                                                                             de esta Galicia meiga

                                                                                                      que ha unido vuestros pasos

                                                                                                         de Italia hasta Santiago,

                                                                                                             en un sentir de vida

                                                                                                         vuelto amor peregrino”.

 

Pura emoción convertida en poesía, en talento.

Desde Atalaia Hoteles queremos agradecer por un lado, a Sara y Mattia por la confianza depositada en nosotros y por dejarnos formar parte de su historia de amor y, por otro, a Zamo Tamay, por su trabajo, cariño y por dotar a Santiago con tanto talento y creatividad.

GRACIAS